Top

Planes de pensiones y coronavirus

Planes de pensiones y coronavirus

El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 31 de marzo la ampliación de las contingencias en las que se podrán hacerse efectivos los derechos consolidados en los planes de pensiones recogiendo, con carácter excepcional, como supuestos en los que se podrá disponer del ahorro acumulado en sus planes de pensiones derivados de la situación de desempleo consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo y el cese de actividad de trabajadores por cuenta propia que se produzcan como consecuencia del COVID-19.

Esta medida forma parte de un nuevo paquete de medidas urgentes complementarias en los ámbitos económicas y sociales, aprobadas por el Gobierno para hacer frente a los efectos económicos derivados del Estado de Alarma por COVID19, y que han sido recogidas en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo .

Requisitos

Se busca contribuir a aliviar las necesidades de liquidez de los hogares. Así el Decreto Ley precisa que, durante el plazo de seis meses desde la entrada en vigor del estado de alarma, desde el 14 de marzo al 14 de septiembre, los partícipes de los planes de pensiones podrán, excepcionalmente, hacer efectivos sus derechos consolidados en los siguientes supuestos:

a) Encontrarse en situación legal de desempleo como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) derivado de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

b) Ser empresario titular de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida como consecuencia de las medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial, equipamientos culturales, establecimientos y actividades recreativas, actividades de hostelería y restauración, y otras adicionales del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (artículo 10), de declaración del Estado de Alarma.

c) En el caso de los trabajadores por cuenta propia (autónomos) que hubieran estado previamente integrados en un régimen de la Seguridad Social como tales y hayan cesado en su actividad como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Condiciones

Además, se detalla que el importe de los derechos consolidados disponible no podrá ser superior a:

  •  Los salarios dejados de percibir mientras se mantenga la vigencia del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).
  • Los ingresos netos estimados que se hayan dejado de percibir mientras se mantenga la suspensión de apertura al público para el supuesto de titulares de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida.
  • Los ingresos netos estimados que se hayan dejado de percibir mientras se mantenga la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 para el supuesto de autónomos que cesan en su actividad.

El reembolso de los derechos consolidados se hará efectivo a solicitud expresa del partícipe y deberá efectuarse dentro del plazo máximo de siete días hábiles desde que el partícipe presente la documentación acreditativa correspondiente.

La medida aprobada también afectará a los planes de previsión asegurados (PPA), que es el equivalente a las pensiones privadas, pero en formato de póliza de seguros, además de a los planes de previsión social empresarial (PPSE) y a las mutualidades de previsión social (como la Mutualidad de la Abogacía o Loreto, la mutualidad de los pilotos).

El nuevo RD 11/2020 abre la posibilidad de que reglamentariamente puedan regularse las condiciones y términos en que podrán hacerse efectivos los derechos consolidados en estos supuestos que estamos tratando, por ejemplo, la posibilidad de que se pueda ampliar el plazo previsto de 6 meses durante el que solicitar el cobro de los planes de pensiones, teniendo en cuenta las necesidades de renta disponible ante la situación derivada de las circunstancias de la actividad económica provocadas por el COVID-19.

Los planes de pensiones son productos financieros diseñados para conseguir un ahorro extra que complete la pensión pública de jubilación. Los motivos por los que se pueden rescatar están tasados por la ley. El principal es haber alcanzado la edad legal de jubilación, pero además están contemplados otros supuestos especiales de liquidez, como estar en paro, estar en riesgo de desahucio o sufrir una enfermedad grave. A estos, se añade ahora el haber sufrido el impacto económico del coronavirus. Además, en 2015 se aprobó la posibilidad de que se recatara el dinero que había acumulado en un plan de pensiones a partir de los 10 años. Pero la medida solo podrá poder hacerse efectiva a partir de 2025.

Documentación que presentar para solicitar el rescate

La documentación que en cualquier caso hay que presentar siempre será:

  • El impreso de solicitud de rescate debidamente cumplimentado.
  • Fotocopia del DNI o documento identificativo del partícipe.
  • Modelo 145 de comunicación de datos al pagador que informa de nuestra situación fiscal.
Consejos

No obstante, hay que ser prudente con el uso de esta nueva opción, por los siguientes motivos:

  • El impacto fiscal que tiene para quien la realiza.
  • Porque se estaría disponiendo de derechos consolidados del Plan de Pensiones en un momento en que los mismos han sufrido una caída importante de su valor por la situación económica y financiera derivada de COVID19: en una situación de mercado bajista durante las últimas semanas, que han producido una depreciación importante de los derechos consolidados en el corto plazo, produciría una consolidación de pérdidas en el ahorrador que rescata.

Por lo que, antes de rescatar el plan de pensiones, deberemos hacer un buen análisis de nuestra situación económica y financiera. Para lo que planteamos una serie de consideraciones:

1) Hay que analizar si realmente se necesita recurrir a ese ahorro o existen otras fuentes de liquidez, puesto que, el plan de pensiones se va desgravando en la declaración de la Renta mientras se aporta, pero al recuperar el dinero hay que tributar en la base general del IRPF como rentas del trabajo y a un tipo que, en la escala estatal, oscilará entre el 19% y el 45%.

2) Hacer un cálculo de las necesidades de liquidez para rescatar únicamente la cantidad que necesitemos y evitar así, por un lado, pagar impuestos de más y, por otro, consumir un ahorro que necesitaremos cuando nos jubilemos.

3) Evaluar qué estrategia es la más conveniente para rescatarlo: en forma de capital (todo de golpe), de renta (con rentas periódicas) o en forma mixta. Si se han hecho aportaciones anteriores al 31 de diciembre de 2006 se puede aplicar una reducción del 40% siempre que hagamos el rescate en forma de capital.

Por tanto, es muy importante planificar bien la forma de rescate, pues el impacto fiscal puede variar notablemente. De manera general, es conveniente tratar de rescatar en forma de capital aquel importe que va destinado a cubrir necesidades en el corto plazo, y rescatar el resto en forma de rentas periódicas, ya que la primera modalidad suele tener un impacto fiscal más elevado y la segunda más progresivo.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies