Top

Calculadora préstamos

Antes de pedir un préstamo deberemos tener en cuenta diferentes aspectos. Por un lado, las cuotas que vamos a pagar para devolver el dinero que hemos recibido. Y por otra, tenemos que ser conscientes de los intereses que supone la financiación, además de cómo vamos a amortizar el capital que hemos solicitado.

Con esta herramienta podrás conocer toda esta información, aunque tenemos que considerar que pueden influir otras circunstancias que no estén reflejadas como las que comentamos a continuación.

Aspectos a tener en cuenta:

  • Cada préstamo cuenta con unas ciertas condiciones que otros no tienen, como también existen diferentes tipos de amortizaciones. En este simulador calculamos las cuotas mediante el método de amortización más utilizado actualmente, pero no significa que todos los préstamos empleen el mismo.
  • Hay que considerar los gastos extra que comportan los préstamos, como por ejemplo los gastos notariales, las del registro de la propiedad, comisiones de apertura, impuestos, etc. que incluiremos en el apartado de “gastos y demás comisiones asociadas al préstamo”. Cada préstamo contiene ciertas condiciones y comisiones asociadas a las que tenemos que poner especial atención.
  • Hemos calculado las cuotas utilizando un tipo de interés fijo durante toda la operación de financiación. No siempre es así, hay otros tipos de préstamos en los cuales el tipo de interés se suele formar gracias a un tipo fijo más un variable revisado cada cierto tiempo.
  • Al cuadro de amortización aparecen las cifras en signo negativo dado que se trata de un desembolso que tenemos que realizar.

Con esta herramienta nuestro objetivo es hacer conocer la cantidad que realmente se paga en concepto de intereses al finalizar los desembolsos. No se trata de algo que se deba tomar a la ligera, piénsatelo bien antes de pedir un préstamo por baja que parezca la cuota a pagar. Además, añadimos el cálculo de la TAE que nos indica el coste real del préstamo (intereses más todos los costes relacionados con la operación) y sirve de comparador para poder escoger la financiación de menor coste.

Calculadora gastos coche y moto

¿Sabemos en realidad cuánto nos cuesta mantener un vehículo? Esta es la pregunta que la mayoría nos hacemos cuando vamos a comprar uno.

Por eso, en Finança’t, hemos preparado una calculadora para que conozcamos todos los gastos que conlleva; no sólo los que pagamos del precio del coche o la motocicleta, tenemos que tener en cuenta que deberemos hacer frente a otra serie de gastos.

Aspectos a tener en cuenta:

  1. ¿Cuánto consume nuestro vehículo por cada 100 kilómetros recorridos? Este parámetro puede variar según el modelo del coche o motocicleta, así como por el uso que hagamos del vehículo ya sea por ciudad o autovía.
  2. Coste de los neumáticos. Se trata de un gasto que puede que no asumamos todos los años. Por norma general, si los neumáticos son de buena calidad suelen durar hasta los 30.000 y 50.000 kilómetros recorridos, en el caso del coche, y alrededor de 10.000 kilómetros en el caso de la moto.
  3. Impuestos. Los vehículos no están exentos de estos costes. Por el lado de los impuestos tenemos:
    • El impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) o más conocido como el impuesto de circulación. Es un impuesto que se paga todos los años. Su vigencia es desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Debe pagarlo el propietario del vehículo, que puede que no sea el conductor habitual.
    • El impuesto de matriculación. Se paga solamente una vez, en el momento de adquirir un vehículo nuevo, o sea, cuando lo matriculamos. Por tanto, estaremos hablando de vehículos nuevos.
    • Cambio de nombre. Es un proceso para cambiar la titularidad del propietario del vehículo. No se trata de un impuesto, pero es un paso de obligado cumplimiento al vender o comprar un coche de segunda mano. Normalmente lo paga el comprador. Además, deberemos realizar un contrato de compra-venta.
    • Impuesto sobre el valor añadido (IVA). Es un impuesto que pagamos una vez, en el momento de adquirir un vehículo. Generalmente se aplica sólo a los vehículos nuevos, pero si compramos un vehículo de segunda mano a una empresa se nos aplicará este impuesto.
    • Impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP). Impuesto que se paga una vez, cuando se compra un vehículo de segunda mano. Lo paga habitualmente el comprador.
    • Impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF). En el caso de la compra-venta de segunda mano, si el vendedor obtiene una ganancia deberá tributar por ella. Este concepto no lo reflejamos en la calculadora.
  4. Seguro. Es obligatorio y su precio dependerá del modelo del coche o moto, de la edad, de las coberturas del seguro, y demás variables.
  5. Revisiones y el mantenimiento en general. Por revisiones nos referimos al cambio de aceite, agua para el filtro, revisiones de frenos, etc. En las reparaciones incluimos daños que hayamos podido tener y que nos haya cobrado el taller.
  6. Si somos de los que nos gusta llevar el coche o motocicleta muy limpio, debemos considerar el precio de la limpieza. Aunque podemos realizar nosotros mismos la limpieza lo que nos provocará que este gasto disminuya considerablemente.
  7. Depreciación del coche o moto. ¿Queremos vender el coche o la moto? Antes de colocar el anuncio de «se vende» conviene analizar cuánto puede valer. La pérdida de valor depende de los años que tenga el vehículo.En la propia calculadora podemos observar el porcentaje de devaluación por cada año y, a partir del precio inicial del coche/moto, podemos conocer su precio actual. No obstante, el precio muchas veces lo marca el mercado ya que la escasez hace aumentar el precio.
  8. Coste del préstamo. Si hemos necesitado financiación, tendremos que sumar al coste anual del coche, el referente a la cuota mensual y a los intereses según nuestro préstamo.

Sumando todos los gastos conoceremos lo que realmente pagamos anualmente.

Con esta herramienta pretendemos dar una idea general de lo que puede llegar a consumir anualmente, mensualmente y diariamente nuestro vehículo. Una vez tenemos todos los gastos que comporta podemos reducir lo que tengamos en consideración, o lo que podamos. Ya que, existen gastos fijos como pueden ser los impuestos o seguros, aunque deberemos diferenciar. Puesto que el importe de los impuestos nos viene fijado, sin embargo, los seguros son un gasto obligatorio donde podemos encontrar un buen seguro que se adapte a nuestras necesidades y no pagar de más.

Calculadora aportaciones y rescate plan de jubilación y pensiones

Las pensiones públicas se han convertido en uno de los principales temas de debate, debido a que no están del todo aseguradas, es conveniente pensar otras opciones financieras para poder obtener unos ingresos complementarios y de este modo poder mantener nuestro nivel de vida durante la jubilación.

Después de la última modificación del sistema de pensiones de la seguridad social, que quizás no sea la última, y el progresivo envejecimiento de la población, es esencial fomentar un cambio de actitud respecto al ahorro y a la planificación de la jubilación.

Aspectos a tener en cuenta:

  • El incremento anual hace referencia a la posibilidad de aumentar la cuota de un año a otro. Es decir, si hemos determinado una cuota de 100€ y decidimos aumentar las aportaciones un 3% anual significa que todos los años se incrementará un 3% sobre el año anterior, por el que tenemos que el primer año invertiremos 100€, pero el segundo año aportaremos cuotas de 103€, el tercero de 106,09€, el cuarto de 109,27€, etc., y así consecutivamente a lo largo del periodo que duran las aportaciones.
  • La renta vitalicia se obtiene mediante la esperanza de vida en España que calcula el INE (2015 – 82,70 años, si redondeamos son 83 años. Podemos encontrar estos datos en el siguiente enlace). Una renta vitalicia es un método de rescatar una inversión, en este caso un plan de jubilaciones o pensiones, mediante la aportación de cuotas, pero más que un método se trata de un seguro en la que el contratante se garantiza el cobro de una renta hasta el momento de su muerte.
  • Se trata de una idea general pero sobre todo lo que queremos poner en evidencia es la importancia que tiene ahorrar a largo plazo, junto a la inversión en productos de planificación para la jubilación. Cuando pactamos algún producto de este tipo, deberemos tomar especial atención a las condiciones y todos los términos que comporta para así poder contratar el que más se adapte a nuestras necesidades.

Por lo tanto, con esta herramienta, nuestro objetivo es dar una idea general de cuánto se puede llegar a acumular a lo largo de los años, gracias al ahorro y la inversión, para después poder disfrutarlo. Y también dar a conocer las diferentes maneras de cómo se puede liquidar un plan de jubilación o de pensiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies